Chi sono

Fiorella Rustici

Como empecé a interesarme y a estudiar el funcionamiento de la mente
Me llamo Fiorella Rustici y soy la fundadora del Metodo de Counselling que lleva mi nombre. Nací en Campiglia Marittima (Livorno) en el año 1955 y empecé mis estudios sobre como funciona la mente en el año 1978 mientras trabajaba en un hospital como técnico de radiología. En manera completamente independiente
comencé mis estudios sobre el funcionamento de la mente y su relaci
ón con la conciencia espiritual, y lo que me motivó a dedicar mi vida a este trabajo fue mi experiencia directa con los enfermos terminales que me contaban lo que estaban viviendo mientras esperaban a ser atendidos en la sala de espera o mientras yo les hacia las radiografias. Sentía su sufrimiento físico, pero sobre todo lo que más sentía dentro de mí era el sufrimiento espiritual que contenían sus palabras. Un sufrimiento legado al fuerte despertar de conciencia que estas personas desarrollaban según su cuerpo iba perdiendo vitalidad y que les permitía darse cuenta de que habían vivido una vida en la cual su conciencia había dormido, como si hubiera vivido anestesiada hasta hacía poco. Esto ocurría porque, solamente a pocos meses de la muerte, mientras veían sus proprios recuerdos, podían distinguir aquello que habían hecho mal de aquello que habían hecho bien en sus vidas. Y esto no solamente creaba una crisis tremenda en estas personas, sino que la creaba también en lo más hondo de mi corazón, porque en aquel entonces ya sabía que la mente inconsciente y sus mecanismos impedían el desarrollo de la conciencia espiritual durante la vida de los “sujetos sanos”.

Vivir con la conciencia despierta y ser capaz de llevar las riendas de nuestra vida
Las fuertes crisis existenciales que estos enfemos vivían, debido al derrumbe de las ilusiones que ellos mismos se habían creado durante la vida y las cuales no habían permetido a la conciencia de despertarse, unido a la grande toma de conciencia a la hora de saber que se les estaban acabando el tiempo y las energías y que como consecuencia antes de morir habrían podido arreglar poco o nada de las situaciones problemáticas y de los conflictos que habían creado durante sus vidas, me creaban un dolor fuertísimo debido a que yo percibía sus estados de ánimo, casi como si los estuviera viviendo yo misma, y me sentía incapaz de ayudarles. Me parecía injusto que la conciencia humana se desarrollase a esos niveles de consciencia solamente llegando al momento de la muerte, ya que habría sido más útil y de mayor importancia que esto hubiera ocurrido antes, durante la vida, porque de esta manera las personas habrían podido vivir con una conciencia despierta y consciente de existir y con serenidad, amor, ética, responsabilidad y justicia hacia sí mismos y hacia los demás.

Qué son las mecánicas mentales y por qué es útil conocerlas
Por aquel entonces yo había vivivo ya una serie de experiencias que me habían hecho ver la vital importancia de conocer como funciona la mente, ya que me había dado cuenta de que tenemos la tendencia a repetir siempre los mismos comportamientos y actitudes y a reproducir las mismas situaciones y los mismos conflictos, ademas de obtener como resultado siempre los mismos fracasos.
Convencida de esta fuerte intuici
ón empecé a estudiar, de manera práctica, el funcionamiento de las múltiples leyes de la energía mental, llegando a identificar un cierto número. Aquellas que indentifiqué las codifiqué y les fuí dando un nombre y explicando su funcionamiento, hasta llegar a definirlas “mecánicas mentales”. De esta manera pude poner las bases para poder transmitir al resto del mundo el fruto de mis estudios, porque de la misma manera que existen las leyes físicas, químicas y biológicas existen tambien las leyes de la energía mental, a las cuales he querido dar el nombre de “mecánicas mentales”. Pero aunque las haya llamado mecánicas realmente son leyes, porque de ellas se puede observar ya sea el funcionamiento que los efectos que producen, exactamente como qualquier otra ley de la naturaleza. Por lo tanto estos conocimientos pueden ser usados y/o aplicados inmediatamente por qualquier persona.

La primera mecánica mental que estudié fue la mecánica de las ilusiones (aquellas convinciones personales que un buen día se derrumban por “x” motivos) porque se desarrolla continuamente e influencia nuestras vidas durante toda nuestra existencia.

Conocer las mecánicas mentales permite a nuestra parte consciente de darse cuenta en cada momento si una o varias mecánicas se activan, y cuando se activan, durante nuestra vida cotidiana. Además, como cada una de estas mecánicas crea siempre los mismos resultados, que no se corresponden con la diversidad y la especificidad de las situaciones que vivimos, nos dá la oportunidad de intervenir y de decidir como actuar sin ser influenciados por las mismas mecánicas.